Plan de ahorro para cumplir propósitos

 
¿Cómo ahorrar para comprar una vivienda nueva?

Aunque los planes y propósitos se trazan en cualquier momento, el inicio de año hace un llamado a reorganizar las ideas y curso de los proyectos. Algunos de estos se relacionan con experiencias, compras o con capitalizar las ganancias.

Para cumplir con estos propósitos es necesario hacer un plan de ahorro que se adapte a los ingresos, inversiones o gastos, en donde se gestionan los recursos de forma eficaz a través de financiación. Esta programación se puede hacer de manera voluntaria a través de apps y herramientas de ahorro que facilitan el proceso, y también hay planes de entidades financieras que se adaptan a las necesidades y capacidades.

Hay productos especialmente de bancos que permiten el ahorro a corto, medio o largo plazo, con el objetivo de incrementar progresivamente el patrimonio a través de una rentabilidad por el depósito del capital, también hay productos de compañías de seguros que permiten programar planes de ahorro con un fin específico.

En ese sentido entre algunos de los beneficios de un plan de ahorroestán:

  • Programar cuotas a la medida de las posibilidades.
  • Dejar claro el tiempo en el que se puede hacer la inversión, compra o cumplir con el propósito.
  • Organizar las finanzas, en relación con prioridades.

¿Cómo hacer un plan de ahorro programado?

Estas son las recomendaciones para hacer un plan de ahorro. Para esto se sugieren los siguientes pasos:

1. Establecer la meta de ahorro:

Por ejemplo, si el propósito es comprar una vivienda, se debe indagar el tipo de casa que se desea, el lugar, entre otros factores y de acuerdo a esto el precio, para así evaluar con cuánto dinero se cuenta quizá de cesantías, subsidios o demás, o si se debe empezar el ahorro de cero.

2. Definir cuánto dinero se necesita para alcanzar la meta de ahorro:

En la mayoría de las ocasiones se debe contar con un porcentaje que represente la cuota inicial de la vivienda, es decir si se estima tener una vivienda de 400 millones de pesos y la cuota inicial corresponde al 30% de ese valor, se debe ahorrar 120 millones de pesos. 

En otros propósitos se puede establecer otro porcentaje en la meta del ahorro. El 100% del valor de un viaje, un juego de alcoba, una remodelación de la vivienda.

3. Definir la cuota de ahorro mensual

Al estimar ingresos y gastos, sin afectar el bienestar, cada uno según sus capacidades decide la cuota mensual para llegar a ahorrar, en este ejemplo, la cuota inicial de la vivienda que en este caso corresponde a 120 millones de pesos.

4. Establecer el tiempo del plan de ahorro:

Definir el tiempo se necesita para ahorrar y alcanzar la meta establecida. Por ejemplo, si se ahorra una cuota mensual de 2 millones de pesos, se lograría cumplir la meta en 5 años.

Al establecer el plan de ahorro programado también se pueden indagar además de los subsidios las opciones de crédito y así poder adquirir vivienda, como los proyectos la Alegría I, desde 102 millones de pesos, que se pueden ahorrar en un plan a 5 años y cuotas de 2 millones de pesos mensuales, o View 63 en la zona norte de Bogotá.

Ahorrar es una buena práctica y un gran hábito para la vida, y para eso también se deben tener claras las prioridades y evitar todas estas acciones que impiden u obstaculizan un plan de ahorro, como:

  • Comprar cosas que no se necesitan con la justificación de “para eso trabajo” o “es tan solo un gusto”.
  • No contar con presupuestos. Tener claridad de los gastos hace que haya más conciencia del uso del dinero.
  • Querer no basta, hay que hacerlo. Comprometerse con un ahorro mensual es necesario para cumplir con metas y hasta cubrir imprevistos.

Consejos para incentivar los planes de ahorro para niños

Los hábitos relacionados con el ahorro se interiorizan aún mejor cuando se hacen desde niños.

  • Pagarles a cambio de una actividad

Aunque hay actividades que no se deben hacer a cambio de dinero sino por responsabilidad hay otras que se pueden crear para un aprendizaje relacionado con el uso del dinero. Sin duda las recompensas incentivan.

  • Enseñarles a ahorrar

Dejar en claro que ahorrar no da derecho a comprarse lo que quieran cuando quieran, sino hay que destinar el dinero para algo, y cultivar la paciencia para lograr la meta.

  • Involucrarlos en las listas de compras

Para generar consciencia de una acción no compulsiva sino planeada.

  • Permitir equivocaciones

Para generar conciencia de los buenos y malos gastos, dejando claro que algunas veces no hay marcha atrás.

El hecho de ahorrar y crear planes para cada propósito es un aliciente que indica que, si se pueden hacer y lograr las cosas, evitando deudas y malos gastos.